En 2006, López fue el líder de la oposición a Chávez y trabajó como activista social para lograr reformas en el sistema judicial. En 2008, tenía planeado postularse como alcalde de Caracas, pero debido a las denuncias de supuestas irregularidades encontradas en su gestión, la Contraloría General de la República dictó una medida de sanción en su contra inhabilitándolo a optar a cualquier cargo público hasta 2014.​ Su caso por inhabilitación fue revisado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos,​ la cual emitió un fallo, por unanimidad, a su favor. No obstante, el gobierno venezolano declaró que no acataría el fallo de la Corte, debido a que, según ellos, estaba lleno de «contradicciones y hechos inexactos», aspectos ratificados por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, que declaró inejecutable el fallo y ratificó la inhabilitación de la Contraloría Genera. lEl 10 de septiembre de 2015 la justicia venezolana lo declaró culpable de incitación pública a la violencia en las manifestaciones de 2014, que culminaron con el saldo de la muerte de 43 personas y cientos de heridos y lo condenó a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión. Su encarcelamiento fue objeto de controversia, y en octubre de 2014, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos pidió la liberación de los detenidos en relación con las protestas.En la madrugada del 8 de julio de 2017 se dio a conocer la sentencia que da casa por cárcel a Leopoldo López; ​ tal medida le fue retirada el primero de agosto del mismo año  y devuelta cuatro días después. ​ Leopoldo permaneció bajo arresto domiciliario hasta el levantamiento contra Nicolás Maduro el 30 de abril de 2019, donde fue liberado. Después del fracaso del levantamiento, López se refugió en la embajada de España en Caracas. Leopoldo escapó de Venezuela y viajó a Madrid en octubre de 2020.

 

Algunos clientes que han confiado en nuestros servicios

Cotizar